Marruecos \| Maroc

Imprimir

Las empresas españolas miran a Marruecos a pesar de la crisis

Escrito por efe on .

Las empresas españolas miran a Marruecos a pesar de la crisisSegún dijo a Efe Bruno Fernández, consejero económico y comercial español en Casablanca y organizador del foro, los sectores prioritarios para la empresa española en el país vecino son los que presentan más oportunidades en un futuro inmediato: energías renovables, agroindustria y alimentación y tratamiento de aguas, además del equipamiento industrial.

 

Han confirmado su presencia Acciona (ramas Energía e Infraestructuras), Bamesa Aceros, Abogados Quatrecasas, Banco Popular, Electrén (equipamiento ferroviario) o la Constructora Calaf, entre las más conocidas de las 50 empresas españolas que mantendrán contactos con 200 contrapartes marroquíes de sus respectivos rubros.

 

Las energías renovables son uno de los sectores más apetecibles para las empresas españolas, reconocidas por su experiencia en ese ámbito: Marruecos tiene previsto en los próximos años poner en marcha 5 plantas de energía solar que producirán 2.000 megawatios y una megaplanta eólica de 850 MW.

Las perspectivas son prometedoras, ya que el primer tramo (de 160 MW) de la primera planta solar, situado en Uarzazate (sur del país) será casi con seguridad adjudicado a Acciona, en consorcio con la saudí Acqwa, en las próximas semanas, por un monto de unos 700 millones de euros, según fuentes cercanas al proceso negociador.

El Plan "Marruecos Verde", con el que el ministerio de Agricultura quiere modernizar un sector del que depende entre un 17 y un 30 % de su PIB (según los años y las cosechas) también presenta muchas oportunidades para las empresas españolas agrícolas y agroalimentarias, muchas de ellas ya presentes en el país.

Lo mismo sucede con la futura línea de tren de alta velocidad entre Tánger y Casablanca, prevista para 2015: si bien la francesa Alstom se llevó prácticamente de forma directa el suministro de los trenes, todas las actividades pendientes de las industrias asociadas (ingeniería civil, tendido eléctrico, etc) se presentan muy atractivas para las compañías españolas del sector, que estarán muy atentas a las próximas licitaciones.

Por último, la modernización del tejido industrial marroquí a través del "Plan Emergencia" supondrá un atractivo cebo para empresas proveedoras del sector automoción, aeronáutica y textil.

Marruecos cuenta con una mano de obra mucho más barata que en España, una electricidad y un combustible también más asequibles, una buena red de comunicaciones por carretera y tren y, lo más importante, una cercanía geográfica con la Unión Europea, con la que la une además un acuerdo de libre comercio con "estatus avanzado".

Además, los varios Tratados de Libre Comercio firmados por Marruecos con Estados Unidos y otros países hacen que las potencialidades comerciales lleguen hasta los mil millones de consumidores.

En la prestigiosa lista "Doing Business" de 2012, que mide la facilidad para hacer negocios, Marruecos ha subido 21 puestos en un solo año, pero todavía se sitúa en el 94, lejos de los países más "amigables" con el inversor.

Y es que hay otros factores que impiden un mejor desempeño de Marruecos: el alto analfabetismo (49 % de los mayores de 15 años), la baja cualificación profesional, y la extensión de la corrupción en varias esferas: la organización Tranparency Internacional puntuó a Marruecos en 2011 con un 3,4 (siendo 0 lo más corrupto y 10 lo menos).

A esto hay que añadir la creciente conflictividad social y laboral, debida a la proliferación de sindicatos y la ausencia de marcos claros de convenio colectivo, y la multiplicidad de centros de decisiones que hacen que un proyecto concreto pueda ser siempre anulado por una "instancia superior".

España ha sido en los últimos años el segundo proveedor de Marruecos, por detrás de Francia, y en los primeros meses de 2012 ha pasado al primer lugar, con un 28,5 % de todas las exportaciones del bloque europeo, según destaca la Consejera Económica española en Rabat, María Peña.

Peña destacó la importancia de Marruecos "si se tiene en cuenta que casi el 35,5 % de nuestras exportaciones al continente africano se hacen a Marruecos, y el 50 % de las exportaciones que se han hecho al norte de África se han realizado también a este país".

Subrayó además el potencial de las exportaciones españolas al país magrebí, que en los primeros meses de año crecieron un 22,33 %, cifra que triplica el crecimiento a nivel europeo, que fue de un 7 %.

En lo referente a la inversión, los cifras de comercio están muy interrelacionados y Marruecos es nuestro primer mercado en África, destacó Peña, quien agregó que asimismo es "nuestro tercer mercado más importante fuera de la UE".

Además, según las cifras marroquíes, España es la primera inversora en el ámbito de la industria, segunda en inmobiliaria o la banca, tercera en energía y segunda en volumen y número de empresas instaladas en el país (en torno a unas 700 sociedades). EFE